Yo soy el único culpable del pírrico Salario Mínimo

Opinión
Herramientas
Tipografía

Según un estudio de un importante medio financiero mexicano financialred, el salario de los colombianos es el salario mínimo más precario en América latina, por ejemplo, en Uruguay el salario mínimo le alcanza a un uruguayo para sostener tres canastas familiares de su país, en Panamá el salario mínimo de un Panameño le alcanza para sostener dos canastas familiares de su país y en Colombia el país del sagrado corazón, el salario mínimo de un Colombiano le alcanza para sostener media canasta familiar.

 

Con este panorama, donde además, aprobaron una nueva reforma tributaria, que aumenta el IVA al 19% y nacen nuevos impuestos que muy seguramente siguen elevando la canasta familiar de los colombianos nos espera un nuevo año. Tal vez los congresistas Colombianos, que por cierto tiene el salario público más elevado del mundo, 28 millones, no les llame la atención que miles de familias colombianas se levanten desde las tres de la mañana para ganarse un pírrico salario mínimo, pero usted y yo que vivimos del diario y tenemos familiares en situaciones más desfavorables, nos duele de corazón lo que está pasando.

 

El aumento del salario mínimo lo determina una mesa donde representantes de los trabajadores, empresarios y gobierno fijan cada año dicho aumento salarial, ni del gobierno, ni de los empresarios, podemos esperar un aumento razonable, y en el caso de los trabajadores permitimos que personajes como Julio Roberto de la CGT, Y Luis Pedraza de la CUT que por cierto viven a costillas de los trabajadores y no son trabajadores, se tomen la vocería de los obreros Colombianos.

 

Indudablemente los culpables somos nosotros mismos, vivimos pendientes de todas las mentiras que nos presenta la televisión, votamos por los mismos políticos de siempre y nos quejamos de los sindicatos a sabiendas que sabemos que son la única y real presión. El sindicalismo está viviendo momentos sumamente interesantes, sus nuevos dirigentes se apartan cada día más de la politiquería y están cansados de tantas mentiras y falsas promesas. Entonces querido amigo, si usted le duele, como me duele lo que le hacen los ricos de este país a los colombianos, no sea mezquino, organícese y rodee su sindicato más cercano.

Pin It

Más leídos de Mayo