×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 560

En rueda de prensa convocada por la Unión Sindical Obrera, se dio a conocer la situación de las y los trabajadores de la empresa Petróleos de Venezuela (PDVSA), quienes completan un año sin recibir aportes a pensión y salud, todo esto, a partir de la posición que ha tomado el presidente de Colombia Iván Duque frente a la situación que vive el hermano país.

En las distintas organizaciones políticas y económicas, que ha adoptado la humanidad, en su desarrollo, para establecer una sociedad con regulaciones, siempre sustentada en las diferencias, principalmente económicas y en algunos momentos históricos, sobre los títulos que se le imponían por autoridad superior (Por ejemplo títulos concedidos por el Rey o por la monarquía), el ser humano ha aprobado con su aceptación, la existencia de distintos régimenes, desde la sociedad esclavista hasta llegar a la capitalista y a algunos intentos alternativos al tipo de Estado Capitalista, que se sustenta sobre la propiedad privada y la acumulación de riqueza.

Luego de varios días de protestas y bloqueos exigiendo mejoras en materia de salud, educación y agricultura, entre otros, en varios municipios del departamento del cauca, se repite la agravante situación de represión policial por parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD)

Ya iniciaron a moverse las fichas para las elecciones CUT, y no puedo dejar de mostrar mi inconformismo  frente a la actitud de muchos dirigentes sindicales que critican nuestra vulgar democracia, pero que al final de cuentas, su comportamiento es igual o peor que la tradicional politiquería colombiana.

Por: Antonio Larrota

En el sindicalismo colombiano hay tres momentos determinantes en su historia; primero: La masacre de las bananeras a inicios de la década de los años 30, pone en primer plano el papel de la clase obrera y su influencia en las decisiones políticas, sociales y laborales del país. Segundo: La guerra fría en la década de los 60, conocida como la época dorada del sindicalismo caracterizada por el crecimiento de la lucha obrera y huelguística en Colombia. Tercero: La caída del bloque socialista hacia la década de los 90 desemboca en el auge del neoliberalismo y la acentuación de la crisis al interior de las organizaciones sindicales.

Los resultados de las elecciones no tienen nada de sorprendentes, todos sabemos que el que escruta elige y en una sociedad como la colombiana donde los poderosos del país y la clase política no va soltar el poder fácilmente, a los trabajadores no les queda más que la organización y la lucha.

Luego de una negociación entre las antiguas FARC – EP y el gobierno santos, Colombia enfrenta  una situación de recrudecimiento en materia de persecución y asesinato sistemático a líderes sociales. Un escenario que pudo significar la ilusión de fin del conflicto armado para los colombianos, terminó convirtiéndose en otra muestra del talante del gobierno en su desinterés por la defensa de la vida y las garantías para el ejercicio político de la oposición. 

De todos los factores de la crisis del sindicalismo hay uno que está  a la orden del día y es el papel de los partidos políticos al interior de los sindicatos. Se volvió costumbre que cuando una fuerza política no logra poner el sindicato al servicio de sus intereses personales, inmediatamente apela al señalamiento, la marcatización y la estigmatización de los que creemos que en el sindicalismo lo central no son los grupos políticos ni el parlamentarismo.